viernes, 29 de marzo de 2019

0


         0
Sigue el ritmo, coge el diapasón.
Míralo, escucha cómo late.
Va
regresa.
Siempre regresa a sí.
¿Dónde comienza el compás?
 Prueba, ahora no lo mires.
¿Sabes qué dirección tomó el primer movimiento?
¿Sigues el ritmo?
Se estira oscuro, se redondea más oscuro
el ritmo entre las hojas,
lento
o largo, redondo
ritmo redondo en la humedad,
bolitas silenciosas entre tus manos
tu silencio y el suyo el mismo ritmo.
La reacción al tacto
su adagio bajo las sombras
como una nube deja un rastro de vapor
así la lluvia para ellos,
para su redondez
entre mis manos que asustan como garras.
Así la lluvia para que huyan y se alarguen
de los surcos de tus manos a los surcos de la tierra
al cobijo de un arbusto
al ritmo del silencio
al lugar de los isópodos.

                                                             
                                                                           Nuncio Paci

No hay comentarios:

Publicar un comentario