miércoles, 19 de diciembre de 2018

Y

                                                                                                   



Años de algodón y gasas
y el sello de la esclava
en la espalda siente,
recuerda,
no hay manumisión
sólo permutas
y
aunque a veces mira al cielo
y
atardece arcoíris,
la noche
arranca
siempre
como un sable.
Inservible,
con la fortaleza
de un soldado,  
sigue
el destino de los objetos:
Se ejercita
en el camino
de la obsolescencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario