domingo, 14 de abril de 2019

Y que la noche sea boca


Y que la noche sea boca
de las heridas mudas y que pueda exprimir el pálido néctar
de la piedra
sobre mis ojos y que las certidumbres caminen
junto a los fantasmas que habito.


(Vertientes. editorial Huerga Y Fierro.)

                                       
                                                                            Remedios Varo

martes, 9 de abril de 2019

Ángel que me miraste


Ángel que miraste con la ira de un cíclope
y al abrazarme fuiste montaña que se derrumba,
Ángel-Yo indigente
entre piedras y barro.
Ángel-Yo barro inquebrantable
clavas en mi frente tu canto de sirena
y tu mirada, como el evo de las entrañas mismas
me dice:
“El muérdago que me ofreciste, florece en tu garganta.”

                                                               William Blake

viernes, 29 de marzo de 2019

0


         0
Sigue el ritmo, coge el diapasón.
Míralo, escucha cómo late.
Va
regresa.
Siempre regresa a sí.
¿Dónde comienza el compás?
 Prueba, ahora no lo mires.
¿Sabes qué dirección tomó el primer movimiento?
¿Sigues el ritmo?
Se estira oscuro, se redondea más oscuro
el ritmo entre las hojas,
lento
o largo, redondo
ritmo redondo en la humedad,
bolitas silenciosas entre tus manos
tu silencio y el suyo el mismo ritmo.
La reacción al tacto
su adagio bajo las sombras
como una nube deja un rastro de vapor
así la lluvia para ellos,
para su redondez
entre mis manos que asustan como garras.
Así la lluvia para que huyan y se alarguen
de los surcos de tus manos a los surcos de la tierra
al cobijo de un arbusto
al ritmo del silencio
al lugar de los isópodos.

                                                             
                                                                           Nuncio Paci

viernes, 22 de marzo de 2019

En humo


En humo la cueva el incendio anuncia
caverna:
humareda de entrañas es
paseo por la bruma promontorio calcinado
fogonazo
y la errante antorcha hacia el exilio lejos
cada crepitar
más lejos: invisibles
las acequias plácidas.

(Yo tiempo. 2019)

                                                                 Leonora Carrington

miércoles, 13 de marzo de 2019

Mientras caminas


Recitas mientras caminas.
Mientras caminas,
alguien dicta y se deshacen los árboles veloces del tren.
Veloces el pensamiento, los pasos,
la locomotora silenciosa
que te deshereda y te acuestas
y al instante, se acuesta el sueño en la sábana
del extravío
y el extravío recita versos y versos extraños se van
por la jaula abierta del anhelo
y el anhelo busca dibujar su perfil
antes de perderle y caes,
caes en el sueño del día siguiente
y despiertas con la amargura
de que un pequeño ángel se te murió
entre las manos.

(De los que nadie habla. Editorial Huerga y Fierro)

                                                                       Willian Blake

lunes, 11 de marzo de 2019

Acantilado


Corro hacia el acantilado
al norte del océano que me amarra.
Grito a los ojos del sol. ¡Ciego, está ciego!
Paralizado en el firmamento,
encadenado a otra isla
por donde arden mis ojos.
Ceguera negra de tanta luz:
¿Mi sombra queda detrás?
No la veo
No veo.
Lava caliente cae por mis párpados.
Busco la sombra,
la sombra de mi cuerpo.
Te doy la espalda, sol,
treta incendiada,
colapso del instinto.


Vertientes. Editorial Huerga y Fierro.

                                                                         William Blake

martes, 5 de marzo de 2019

VII

Desfloraron la flor malva de mi pecho
no sentí dolor alguno.
Sonreí a aquel
que mató mi flor.
Al que mi flor mató
amé.
Ahora se pudren sus pétalos.
Los llevo pegados a mis párpados.

(Hombre. Editorial Huerga y Fierro.)


miércoles, 27 de febrero de 2019

Sombra


Sigue aquí la sombra del ángel gris.
Busca que pronuncie esa palabra
que sólo él conoce,
la palabra que viaja sola.
La palabra aventada,
grano de sus alas negras.
No quiere que cruce puentes.
Sólo una palabra. Una:
escrita sobre la piedra que amasa muros,
los muros de la ciudad escondida.
Ángel gris, ¿Cuál es su sonido?
Ángel, déjame escuchar aunque sólo sea el eco,
el eco que evite a la boca ser un pozo de escombros
y a los ojos charca seca de la que huyen las ranas.
Evítame el grito del búho frente a la luna áspera.

(De los que nadie habla. Editorial Huerga y fierro)


                                                                                       Durero

domingo, 10 de febrero de 2019

Parábola de los talentos



Algo entregado,
en mi bolsillo cumplido ese algo
Repartí, dividí, no hubo cálculo
Vagar sola el horizonte
para los sueños
de otros
para el ansia
de otros
Muté  erial, me esparcí,
reposo de otro en su tristeza,
de otro en su incertidumbre.
Yo
fragmento en el vendaval
arena diseminada
Yo,
narro mis pedazos a un horizonte amarillo
Tinta, mapa amarillo
a la antigua ciudad retorna,
Yo
Tiempo,
Yo
trozos si no es tarde
Yo
regresa y entre escombros, busco
aunque sólo halle la herida.

(Yo tiempo. 2019)



                                                                            Ruinas de Troya

viernes, 8 de febrero de 2019

Y una señora gris


Yuna Señora Gris,
derrumbada sobre la arena,
me entrega la piel donde guarda
el primer verde
               del último árbol.

Yuna Señora de Arena,
derrumbada sobre el cielo gris,
me ofrece la piel espinosa
de la aulaga,
donde esconde
el último verde
           del primer árbol.

           (Vertientes. Editorial Huerga Y Fierro)

                                                                         Van Gogh



viernes, 1 de febrero de 2019

VI



Por aquí se arrastra
el alma de algo sin alma,
el polvo que nunca ha sido cuerpo,
la forma infame de un aborto entre rosas.
Por aquí se yergue
la venganza humillante del humillado,
la larva que jamás será gusano,
        el gusano que no llegará a mariposa.

          (Hombre. Editorial Huerga y Fierro)


                                                             https://mariposas.net/ciclo-vida/

martes, 29 de enero de 2019

3



Ya te dije que no lo ibas a encontrar
que no surgirá de tu nada
mas que el gesto que perdiste
que tu dedo alzado solamente
difumina el borrón de sombras.
Pero sigues buscando,
continúas con el ritual
más allá de las tinieblas.
Cuídate.
Cuídate.
Donde los animales reconstruyen el simulacro de la huida,
puedes perder tu imagen,
el pálido sabor a guayaba intuición
de algo que permanece.

(La caligrafía de los isópodos. Editorial Huerga y Fierro)


                                                             Cenobio de Valerón. Gran Canaria.

martes, 22 de enero de 2019

Beatriz


A mi hija
I

Si buscas entrar en la flor que acompaña a la brisa última del día
el día puede ser una plegaria en el volcán de la flor

donde una mariposa demora a sorbos el vino que dejó septiembre
y así acopiar valor para sumergirte en el río

en el que no es preciso saber nadar.

Y abrazaremos a la mariposa
que sabe nadar
en las alas del gran río.

II

Sigue la alegría en el lugar donde siempre estuvo.
Donde siempre va a estar
porque sabe que hay un hueco,

el hueco blanco de la mariposa a ras del infinito.

Y el hueco de la mariposa, con las alas sobre la osamenta del ciervo,
palpita.

El vuelo verde de la mariposa sobre la hierba.
El baile de sus alas, dibuja el infinito.

III

Donde las ovejas depositan su lana,
yo me abandono al sueño de la mariposa.

Agradezco la calidez de la almohada,

el balido de las ovejas me acuna

y la hierba dibuja una caricia
acompasada por el viento.

(La caligrafía de los isópodos. Editorial Huerga y Fierro.)

                                                                              
                                                                                 KANO EINO  狩野永納筆