jueves, 25 de julio de 2019

Niégate, isla.


Niégate, isla.
Renuncia a ser.
Gira con el péndulo
hasta que seas médula,
punto frontero
en el pulmón de todas las rocas.
Déjame penetrar en tu osario
y así reunir las cuentas
de mi broquel de tuétano.
Déjame o Huye.
Eres paraíso
donde dioses muertos cavaron sus tumbas.

                                                  
                                               William Blake. Hécate

viernes, 3 de mayo de 2019

37


 A veces, como ante la errata del tipógrafo,
frunces el ceño y parece que preguntas
y de la apariencia surge una incertidumbre a mitad de la frase,
que es como decir, dentro del viejo bolso donde se desliza la mano,
y a veces, palpas una antigua misiva,
y a veces, encuentras la grana dispuesta a renacer.


                                                                        Vincent van Gogh

domingo, 14 de abril de 2019

Y que la noche sea boca


Y que la noche sea boca
de las heridas mudas y que pueda exprimir el pálido néctar
de la piedra
sobre mis ojos y que las certidumbres caminen
junto a los fantasmas que habito.


(Vertientes. editorial Huerga Y Fierro.)

                                       
                                                                            Remedios Varo

martes, 9 de abril de 2019

Ángel que me miraste


Ángel que miraste con la ira de un cíclope
y al abrazarme fuiste montaña que se derrumba,
Ángel-Yo indigente
entre piedras y barro.
Ángel-Yo barro inquebrantable
clavas en mi frente tu canto de sirena
y tu mirada, como el evo de las entrañas mismas
me dice:
“El muérdago que me ofreciste, florece en tu garganta.”

                                                               William Blake

viernes, 29 de marzo de 2019

0


         0
Sigue el ritmo, coge el diapasón.
Míralo, escucha cómo late.
Va
regresa.
Siempre regresa a sí.
¿Dónde comienza el compás?
 Prueba, ahora no lo mires.
¿Sabes qué dirección tomó el primer movimiento?
¿Sigues el ritmo?
Se estira oscuro, se redondea más oscuro
el ritmo entre las hojas,
lento
o largo, redondo
ritmo redondo en la humedad,
bolitas silenciosas entre tus manos
tu silencio y el suyo el mismo ritmo.
La reacción al tacto
su adagio bajo las sombras
como una nube deja un rastro de vapor
así la lluvia para ellos,
para su redondez
entre mis manos que asustan como garras.
Así la lluvia para que huyan y se alarguen
de los surcos de tus manos a los surcos de la tierra
al cobijo de un arbusto
al ritmo del silencio
al lugar de los isópodos.

                                                             
                                                                           Nuncio Paci

viernes, 22 de marzo de 2019

En humo


En humo la cueva el incendio anuncia
caverna:
humareda de entrañas es
paseo por la bruma promontorio calcinado
fogonazo
y la errante antorcha hacia el exilio lejos
cada crepitar
más lejos: invisibles
las acequias plácidas.

(Yo tiempo. 2019)

                                                                 Leonora Carrington

Niégate, isla.

N iégate, isla. Renuncia a ser. Gira con el péndulo hasta que seas médula, punto frontero en el pulmón de todas las rocas. Déj...